fbpx

La verdad J Balvin no es santo de mi devoción. Ni siquiera lo sigo en redes sociales. Sin embargo esto que pasó, me llamó profundamente la atención.

Más que por la farándula que atrae, lo superficial y vacío de muchas de sus extravagancias, en este le reconozco completamente el mérito.

El tipo, hace más de 3 años, cuando le preguntaron ¿Con qué sueñas? y respondió sin titubear: Quiero hacer una colaboración con Nike, con las zapatillas Jordan. (Mira el video aquí)

Como precedente, ningún latino antes, había logrado una colaboración de este tipo con la marca norteamericana y esas colaboraciones, básicamente consisten en que toman alguno de los modelos que ya tienen de serie y los personalizan conforme al personaje al que se le rinde tributo.

Hoy en 2020, J Balvin lo logró. Se estrenaron en febrero, para el Super Bowl, y ahora en noviembre salieron a la venta. Pero más allá de la anécdota marketera y de influencer global, quiero tomarme esta historia como inspiración para el cierre de este 2020.

Si te preguntarán con qué sueñas, ¿Tienes una respuesta?

Entonces, dale una vuelta, formúlalo, redáctalo, defínelo. ¿Con qué sueñas?

Que tu sueño sea también un sueño colectivo

No la presenta solo desde el ego y la autorrealización (y quien sabe, quizá su intención es sincera), sino que desde el visibilizar lo latino, de hacer algo global y transmitir sus valores al mundo. (ni idea cuales serán sus valores y si son buenos o malos, solo describo lo que veo).

Entonces, ¿tu sueño te beneficia solo a ti o también a los demás? Habrá una forma de volver tu sueño algo colectivo y que impacte positivamente a los que te rodean.

De vez en cuando, haz el trabajo de mirar para atrás

Hoy, tres años después, revive esa entrevista para recordarse así mismo y a todos lo importante de buscar tus sueños, pero sobre todo, de celebrar cuando lo haz logrado.

Cuantas veces pasamos de largo cada uno de nuestros pequeños y grandes logros. No miramos para atrás para recordar dónde estábamos y dónde estamos ahora. Lo que hemos avanzado y logrado.

Seguro que en varios aspectos de tu vida, eso que anhelabas hace un tiempo, ya es parte de tu rutina y ni te enteraste.

Pisa el freno, mira pa’ atrás y celebra un poco tus victorias y sueños cumplidos.

Share This