fbpx

Dos cosas nos aquejan a la hora de crear contenidos y mantener un flujo constante de publicaciones y de presencia activa en redes sociales: La falta de tiempo y la falta de ideas.

Y claro, a no ser que realmente seas genial, excepcionalmente creativo y con la agenda libre varios días de la semana, no siempre es fácil lidiar con una agenda de publicaciones consistente todas la semanas. Al menos yo, la sufro montón.

Aquí viene una inspiración que podría servirte para rescatar los elementos positivos. Es la estrategia de Gary Vee.

Gary es un empresario que se ha caracterizado principalmente por mantener una presencia digital avasalladora. El tipo realmente es spam. Te aparece en todos lados, en todas las redes sociales, en distintos formatos, con distintos contenidos y distintos mensajes. Y tiene decenas de cuentas en distintos idiomas. Es una locura.

Documentar todo… Contenidos tipo Reality

Su flujo de creación de contenidos y estrategia es simple, pero claro, el tipo es un millonario, así cualquiera. Gary tiene un staff de casi 30 personas que lo persiguen todo el día y para todos lados. Documentan todo lo que dice, todo lo que hace y lo archivan. Sea una conversación en el supermercado con un desconocido o una entrevista en un masivo medio de comunicación.

La lógica es documentar todo; pues eso que haces, que dices y que piensas, puede aportar valor a tu comunidad. Y seguro tú has vivido eso mismo cuando en tus stories de Instagram muestras un poquito más de tu intimidad, tus procesos creativos o laborales. O desde el otro lado; te has descubierto pegado viendo las stories de alguien que pasó medio día contandote su “back stage”.

A los humanos nos gusta el reality. Nos gusta el contenido humano. Entonces, a veces en lugar de crear contenidos, solo es suficiente contar lo que haces y mostrar tus procesos cotidianos. Hay mucho valor ahí.

De macro contenido a micro contenido

Una segunda estrategia de contenidos que utiliza Gary Vee es sentarse a crear contenidos grandes, que implican mucha producción, preparación previa, trabajo creativo y logístico. Crea contenidos que consideran mucha inversión de tiempo, ganas y cabeza. (e incluso plata).

Y luego, de ese Macro contenido que le tomó todo un día en crear, saca piezas pequeñas: el micro contenido.

Yo imito esta casi al pie de la letra. Muchas veces preparo conferencias, consultorías o reuniones donde tengo que exponer y por lo tanto he preparado lo que diré, he ordenado las ideas de tal forma que sé que lo que compartiré, aportará valor a la audiencia. Pues así, además de la webcam que transmite, pongo una cámara a mi lado y grabo lo que digo, no en vivo, sino para el archivo.

Luego, de ese archivo, tomo extractos, ideas fuertes para cosas como este blog, videos cortos para redes sociales, carruseles o frases para post.

Sin querer alargarme más, te dejo un “meta ejemplo”. Te explico algunos detalles de esto mismo en un video que es en sí mismo, un micro contenido tomado de un live que hice en Instagram hace unas semanas.

Espero te sirva la idea, para que hagas esfuerzos intensos, pocas veces en la semana, pero que te permitan crear muchos contenidos.

 

Comentarios
Share This